La magia del barrio de Triana


barrio de Triana

En Sevilla hay dos grandes barrios emblemáticos, Santa Cruz, y Triana. Este último tiene calles empedradas y callejuelas sinuosas que se pierden entre edificios de techo bajo al otro lado del río Guadalquivir.

Triana es una de las zonas donde más se venera y rinde culto al azulejo sevillano. Todos los azulejos que se pueden ver en iglesias, hoteles, bares y restaurantes han sido fabricados en este barrio, uno de los más reconocidos entre los constructores de España, y de toda Europa. La industria de la construcción se remonta al tiempo de los romanos, en esos tiempos se utilizaba arcilla proveniente de La Cartuja, ubicada hacia el norte de donde hoy está el barrio sevillano.

Las casas antiguas y las espectaculares vistas de Sevilla hacen de Triana un barrio especial, ideal para pasear y dejarse llevar por caminos que cuentan historias del pasado glorioso de esta localidad. Una línea de construcciones del siglo XVIII se puede apreciar aún con más belleza desde el otro lado del río, pero al acercarnos, su majestuosidad sigue siendo abrumadora.

Triana es un barrio inolvidable, con pocos atractivos a nivel de entretenimiento y ocio, pero con un estilo único y algunas construcciones verdaderamente únicas que le dan a Sevilla una personalidad especial.


Deja un comentario


(*) Requerido, Tu email no será publicado