Un paseo por Aguadulce

Aguadulce es una hermosa localidad del interior de Sevilla, ubicada en el extremo sureste. El origen del emplazamiento urbano se remonta a los tiempos de los turdetanos y en esos tiempos era conocida con el nombre de Marucca.

Hasta bien entrado el siglo XVIII perteneció al marquesado de Estepa y desde entonces se constituyó en un municipio propio. La vida económica está principalmente relacionada con la agricultura, siendo muy conocidos los cultivos de olivo y cereal.

La iglesia parroquial de San Bartolomé es la más importante de las construcciones y monumentos religiosos de la ciudad, pero otros atractivos importantes incluyen las Huertas de Aguadulce, construidas en estilo neomudéjar.

También hay un singular puente de piedra ubicado en la antigua carretera N-340, un emplazamiento ideal para salir de paseo y sacar fotos de los alrededores de este paraje a medio camino entre lo rural y lo urbano.

La iglesia de San Bartolomé era originalmente una construcción de una sola nave pero con el paso de los años y el crecimiento de la comunidad se le fueron agregando salas hasta convertirla en una joya arquitectónica, uno de los templos religiosos más importantes de Aguadulce y alrededores, que congrega a cientos de visitantes en sus visitas a Aguadulce.

Vía: Aguadulce

Aguadulce, una escapada de turismo rural e histórico

Aguadulce es uno de los pequeños municipios españoles de la provincia de Sevilla, ubicado en la frontera con Osuna y al oeste del río Blanco.

Es una localidad pequeña pero famosa por los hallazgos arqueológicos de hachas de la Edad de Bronce, fechadas en las cercanías del año 2000 a. C. Al igual que otras localidades cercanas, se cree que los primeros habitantes tenían un asentamiento en las colinas y desde allí bajaban a cazar y pescar según las necesidades del grupo.

Los restos han permitido formular conjeturas de relación con la cultura de Tartessos, una de las primeras civilizaciones occidentales según los griegos y que tienen una fuerte presencia de ruinas y restos arqueológicos en la cercana Osuna.

En Aguadulce se han encontrado una cabeza de estatua de Minerva, hoy expuesta en el museo arqueológico provincial, y una escultura del dios Baco que se encuentra en una colección particular de Osuna.

Se trata de un pueblo tranquilo, alejado del bullicio de las grandes ciudades y atractivo para aquellos que deseen pasear por rutas de historia y relajarse con lo mejor del turismo rural en Sevilla.

Aguadulce es un destino elegido muy regularmente por los sevilleros de la capital para descansar y hacer escapadas de fin de semana.

Vía: aguadulce