Las ruinas romanas de Itálica

Sevilla ha sido, desde sus inicios, una zona muy rica en cuanto a comercio e historia. Su ubicación a orillas del río Guadalquivir ha ayudado a que diferentes civilizaciones tomen como referencia la zona donde hoy se establece la ciudad de Sevilla, por eso encontramos ruinas de romanos y cartagineses a lo largo del territorio.

Los romanos, tras fuertes disputas con los cartagineses, se hicieron con la ciudad en el siglo II antes de Cristo y la bautizaron Hispalis. Hasta el año 428, cuando los vándalos la destruyeron, la ciudad fue una verdadera joya romana en territorio español.

La ciudad romana de Itálica nace entonces a partir de un campamento de Escipión el Africano. Está considerada la primera ciudad romana en territorio español y está a 7 kilómetros del centro de la Sevilla actual.

La visita de las ruinas de Itálica es uno de los paseos más importantes de la región ya que la popularidad de las construcciones y rastros romanos han hecho del turismo histórico una clave para el desarrollo sevillano.

En Itálica además nacieron personajes influyentes de la historia: Trajano, su sucesor llamado Adriano, y por las ruinas se desprende que se trataba de una ciudad señorial, elegante y aristocrática.

Vía: Andaluciaeduca

Itálica, en Santiponce Sevilla


En Santiponce Sevilla, nos encontramos con un yacimiento romano que nos transporta en el tiempo y nos habla de lo multicultural que es la composición de la identidad andaluza. Itálica es el vestigio aún en pie de la antigua ciudad romana. Quedan restos de casas, acueductos, y termas, pero principalmente están los restos del anfiteatro que da un claro indicio del esplendor de la ciudad romana.

Mucho de esto fue destruido por el paso del tiempo y las inclemencias de la naturaleza. Pero la mayor devastación fue a causa de la reutilización de los materiales en las posteriores construcciones sevillanas. Es así como podemos saber que muchas casas antiguas probablemente tienen cimientos de piedras que pertenecían a Itálica. Y algunas lajas y lozas hispanorromanas son parte del camino, adornan los alcázares, las iglesias, los palacios. Pero aún está el alcantarillado, la ciudad trazada, las aceras y algunas esculturas que dan fe de la magnificencia de la ciudad romana, donde nacieron los emperadores Trajano, Adriano y al parecer también Teodosio.

De igual manera en el municipio de Santiponce hay otras fiestas y monumentos muy atractivos. Como el Monasterio de San Isidoro del Campo, primer monumento de Interés Artístico- Histórico Nacional desde 1872. Un lugar lleno de belleza y cultura.

Vía: Ayuntamiento de Santiponce