Parques de Sevilla

La Alameda de Hércules es uno de los pulmones más importantes de Sevilla, y uno de los parques más antiguos y públicos de la misma ciudad. Esta Alameda data del siglo XVI. Surge al desecar el brazo menor del río Guadalquivir. En 1574 se colocaron en una de las orillas de la Alameda dos columnas de un templo romano. Sobre estas columnas se depositaron dos esculturas de Hércules realizadas por el escultor Diego Pesquera. Un lugar que sin duda alguna vale la pena visitar.

Como un dato curioso podemos decir que a sólo unos metros de este parque, en la calle Conde de Barajas se encuentra la casa de nacimiento del escritor Gustavo Adolfo Bécquer.

Después está el Parque de María Luisa, que sería otro de los pulmones importantes de la ciudad. Estos jardines formaban parte del Palacio de San Telmo. Fueron donados a la ciudad, en 1893 por la infanta María Luisa Fernanda de Borbón. Más adelante el ingeniero Jean Claude Nicolas Forestier, fue el encargado de regenerarlo, dándole un carácter romántico y tomando como claras influencias, la Alhambra, los jardines Generalife y Alcázares de Sevilla. Este parque fue oficialmente inaugurado en 1914 siendo uno de los más hermosos atractivos de la ciudad.

Vía: Alamedadesevilla

La Plaza España, corazón del Paruqe de María Luisa


La Plaza España es de un maravilloso diseño arquitectónico que se encuentra ubicado dentro del Parque de María Luisa, y da muestra de la increíble arquitectura de la región. Esta plaza fue el proyecto más simbólico de la Exposición Iberoamericana de 1929, celebrado en Sevilla. El creador a cargo del proyecto fue Aníbal González.

Mezcló un estilo inspirado en el estilo renacentista con elementos típicos de la ciudad: ladrillo visto, cerámica y hierro forjado, trabajado por Domingo Prida. Su planta es semicircular. Está dominado por 2 torres, una a cada lado de la zona cerrada, que sirven a la estructura del edificio central. Entre las dos torres cuenta con una red de galerías, con una galería de arcos de medio punto que conducen a las salidas en diferentes partes de la plaza, donde se destaca una fuente, realizada por Vicente Traver. Se pueden ver junto a las paredes, una serie de bancos de cerámica que representan a todas las provincias de España, están dispuestos alrededor de la plaza.

Sentarse una tarde en algún banco de la Plaza España a mirar el Guadalquivir, representación del camino hacia América. O tal vez alquilar una barca y pasear sobre el agua.

Vía: Parque de María Luisa